Hay jefes que creen que para ser respetados han de mantenerse alejados -física y emocionalmente- de sus colaboradores, no vayan a caer en el colegueo. Otros consideran que el tono firme, casi autoritario acompañado de una comunicación no verbal de cierta «agresividad» (puños apretados, dedos acusadores, brazos en jarra…) ayudarán a que sus órdenes se ejecuten, lo que para este líder es que le respeten. En la entrada de hoy veremos que estos jefes (no líderes) están muy, pero que muy confundidos.

Cierto es que cada entorno organizativo, grupo de personas, equipos de trabajo, profesionales, necesita un liderazgo distinto. No logramos sacar a la luz la mejor versión de todos ellos, si no consideramos las peculiaridades de cada uno de ellos.

Pero cuando uno es joven y con poca experiencia y se incorpora a un puesto de responsabilidad en el que tiene que «lidiar» con colaboradores con «el colmillo retorcido» ¿Cómo demuestras que tú, precisamente tú, serás capaz de hacer que el equipo consiga sus objetivos (grupales e individuales)?

Siempre os digo que no hay fórmulas mágicas, pero sí excelentes especialistas en liderazgo que nos ayudan poniendo el foco en aspectos que tal vez desconocemos, o que creemos no son importantes. Veamos qué propone Rebecca Newton en su artículo «Gravitas is a quality you can develop»

Por si te despista el título y antes de empezar, centremos; no confundas «gravitas» con «gravedad». La gravitas «era una de las antiguas virtudes romanas más apreciadas junto con el deber (deber), la piedad (pietas), la dignidad (dignitas) y la virtud (virtus)» Como líderes hemos de buscar la «seriedad» en nuestras acciones, entendiendo esta como dignidad y sentido ético, la areté griega.

Ahora sí, ahí van mi 5 reflexiones tras la lectura del artículo de Rebecca Newton:

 

1. Si no lo tienes claro, no serás claro

Seguro que te sientes identificado.

Cuando tenemos que explicar a nuestro equipo objetivos que no hemos entendido en su totalidad, o son ambiguos, o impuestos y no interiorizados, al compartirlos con el equipo titubeamos, damos vueltas, generalizamos. Ante esto nuestro colaborador puede pensar: «no sabe ni lo que dice» así difícilmente ganarás el respeto.

Por eso, intenta establecer objetivos específicos claros.

Si te los imponen, trabaja con ellos hasta interiorizarlos y hacerlos entendibles de una manera lo más sencilla posible (intenta no transmitir tu disconformidad con esta imposición, los trapos sucios han de lavarse en casa y esas desavenencias, de existir, y en mi opinión, es mejor evidenciarlas con quien toca, esto es con «los de arriba».

Si los diseñas tú, cuanto más alineados estén con tus valores personales, más fácil te resultará exponerlos, coordinarlos, hacerlos entendibles.

Si eres explícito con tus valores y metas, es más probable que actúes de manera que los apoyes #cita by Rebecca Newton Clic para tuitear

Si necesitas ayuda para descubrir tus valores te invito a leer «Descubre tus valores básicos, los irrenunciables» y «Ejercicio para detectar tus valores básicos» , capítulos de mi libro «Mentoring me! Recursos de autoliderazgo para aplicar en tu día a día»

 

2. Se humilde, todo no lo haces bien

Si te aíslas no recibirás ningún tipo de feedback de tu equipo.

Si te rodeas sólo de colegas que pueden compartir jerarquía pero cuya realidad es distinta a la tuya, podéis caer en refuerzos negativos y poco prácticos, lo que una vez más te llevará a la ceguera.

Si solo escuchas a los colaboradores más afines, esos en los que confías, pregúntate si realmente son honestos contigo, de serlo, ya habrás recibido algún comentario constructivo de aspectos a mejorar: la presentación en la que no comunicaste de manera efectiva, o la resolución del conflicto interno que no fue la más acertada…

Los grandes líderes buscan de manera proactiva descubrir cuáles son las experiencias de otros sobre ellos, asumir la responsabilidad por ellos y aprender de ellos #cita by Rebecca Newton Clic para tuitear

Intenta adoptar una apertura a comentarios de tu equipo, pregunta sin miedo qué puedes hacer de manera diferente para que tu liderazgo contribuya a una relación más eficaz con tu equipo.

3. Si tus colaboradores son importantes, hazlos importantes para ti

Me explico. En agendas repletas de reuniones, actos, tareas… ¿Qué espacio dejamos para las conversaciones con nuestro equipo? ¿Cuándo fue la última vez que hablaste de manera sosegada con cada uno de tus colaboradores?

Se nos llena la boca de decir que lo más importante en las organizaciones son las personas, pero a la hora de la verdad, esas reuniones, sesiones, cursos, jornadas, tareas, les adelantan por la derecha y la izquierda, nunca tenemos tiempo de calidad para escuchar. ¿Sabes qué motiva a cada uno de los miembros de tu equipo? ¿Cuáles son sus expectativas?¿Qué les preocupa?

Reserva pequeñas ventanas de tiempo en tu agenda para averiguar qué está pasando con las personas con las que estás trabajando #cita by Rebecca Newton Clic para tuitear

 

4. Si sigues pensando que no te respetan, al final no te respetarán.

Los diálogos internos tienen una tremenda capacidad para hacer que las cosas sucedan. No quiero decir que si piensas todos los días «voy a ser millonario» ese mero pensamiento haga que lo seas, no, pero debemos cuidar lo que nos decimos , sobre todo en negativo.

Los discursos de culpa, de autobronca, de sabotaje continuos, harán que la autoconfianza caiga al nivel de núcleo terráqueo y ¿Qué crees que pasará?

Cuando lideramos equipos hemos de hacerlo desde la confianza y seguridad, el titubeo se detecta y volvemos al primer punto de este post.

Decirte a ti mismo que no tienes suficiente confianza puede ser un círculo vicioso, con esa autocharla negativa disminuirás aún más tu confianza #cita Rebecca Newton Clic para tuitear

5. Que la integridad te acompañe

«Al comprometernos con la integridad, encendemos nuestra capacidad de hablar cuando no es cómodo y compartir nuestras opiniones que podrían ser diferentes y, por lo tanto, arriesgadas. Al hacerlo, aumentamos el grado en que nos destacamos positivamente en el trabajo, y podemos hacerlo con autenticidad» Rebecca Newton

Nada que añadir.

R E C U E R D A

Los patos salvajes siguen al líder de su parvada por la forma de su vuelo y no por la fuerza de su graznido (Proverbio chino) Clic para tuitear

 

 

Fuente de imagen: freepik
¿Te ha gustado el contenido? Si es así hazme un favor: ¡compártelo! Mil gracias ;)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies