Ahora que mi día a día se desarrolla en la humilde y sabia pradera, donde se cuece y se sabe más de lo que piensas cuando ocupas puestos de responsabilidad; donde circulan como la pólvora rumores ciertos e inciertos; ahora, me doy cuenta de muchas cosas que aunque vividas en los tiempos de la ilusión y el comienzo, se olvidan o simplemente creemos que jamás, nunca, haremos cuando llegue la hora de dirigir.

Mentira.

A todos, en mayor o menor medida, nos pasa.

Normalmente, al aumentar la responsabilidad, disminuye el contacto real con la base.

Puede que tomes café con ellos, que compartas aspectos puntuales de tu vida personal, que te preocupes por los suyos, que ante malos gestos preguntes, que seas dialogante, lo suficientemente humilde para encarar el duro golpe de las críticas; pero no nos engañemos, ellos no son el círculo con el que te relacionas a diario, y por lo tanto no le tienes tomado el pulso o simplemente no te apetece hacerlo ¡que para eso eres el jefe!

Puestos a elegir, eliges a tus iguales con los que compartes tus dudas o tus certidumbres y las críticas hacia los de arriba, porque las haces…y lo sabes.

La agenda la llenas de reuniones con clientes, con responsables de otros departamentos, con la dirección, asistiendo a cursos, jornadas o saraos y el hueco que te queda, si lo tienes, se lo dedicas a ellos, a tus colaboradores, a tu equipo.

En el mejor de los casos marcando disciplinadamente  “reunión de departamento” o “hablar con Amparo del tema de sus vacaciones”. En el peor, aquí te pillo aquí te suelto “Amparo ¿hablamos ahora del tema de tus vacaciones?”

Y comienzas a despegarte de la realidad.

De la realidad del día a día.

De la realidad de esa pradera que es en sí misma un paraíso de frustraciones, envidias y miedos; pero también de inquietudes y de oportunidades si sabes cazarlas al vuelo.

Hay quienes se despegan tanto que directamente viven en una realidad paralela.

Su realidad.

Una realidad donde sus colaboradores están motivados, sus objetivos se cumplen porque tiene un gran equipo cohesionado que le adora, ¡cómo no iban a hacerlo si es un/una gran líder!

Muchas veces esto es así.

Otras muchas, la mayoría, una falacia, una ilusión.

En ocasiones porque te engañan.

La más de las veces porque te engañas.

Un consejo, así ahora que nadie nos oye:

Si eres de los que disfruta viviendo en Matrix y quieres seguir en tu mundo, donde las cosas malas no suceden, donde hacia fuera eres un líder carismático pero hacia dentro dejas mucho que desear, ahórrate el resto del post.

Si por el contrario quieres descubrir la distancia que separa tu visión de la de tu equipo:

Atent@ a los silencios, a las miradas, a la resistencia pasiva, a “di lo que quieras que yo haré lo que me venga en gana”, a “¡fiesta, fiesta que hoy no está el jefe!”, a “hago lo que me digas porque soy muy bien mandad@”, a los acusadores que no acusan, a que nadie del equipo se acuerde de tu cumpleaños, a que te busquen para encontrarte y sacar lo mejorcito de ti,  ¡ah! y a que no te incluyan en su grupo de WhatsApp.

Todo esto (y alguna cosilla más que seguro conoces) está emitiendo una onda corta clara y contundente: ¡Por mucho que te empeñes las cosas no son tan fantásticas y maravillosas cómo quieres hacer creer al resto!

En esa pradera donde todo se sabe, ten por seguro que tus colaboradores, los mismos que elevas a la cumbre (con mesura, no vayan a brillar más que tú) para elevarte con ell@s, están vertiendo perlitas, contando su verdad, la que viven en su día a día.  ¡Y tienen derecho a hacerlo!

Si te molesta, pregúntate qué has hecho tú para merecer esto y si tienes las ganas y las fuerzas para recuperar su confianza.

Aún puedes estar a tiempo.

R E C U E R D A:

No vayas  detrás de mi, tal vez yo no sepa liderar.

No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte.

Ven a mi lado para poder caminar juntos.

Proverbio Ute

Fuente de imagen: Pixabay

¿Te ha gustado el contenido? Si es así hazme un favor: ¡compártelo! Mil gracias ;)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies