En la entrada de hoy te hablaré de esos líderes que cambian de parecer constantemente, que te aseguran, juran y perjuran que no dijeron lo que dijeron sino todo lo contrario y cómo aprender de ellos los 5 errores a evitar en tu plan personal/profesional.

¿Qué caracteriza a este tipo de líder?

 

 ➡ Volubles y cambiantes, generan desconcierto y desconfianza. No les puedes seguir porque no sabes dónde te van a llevar y lo peor es que ellos tampoco.

 ➡ Miopes, se centran en el presente, en el aquí y el ahora, sin ser capaces de ver más allá y proyectar lo que puede llegar a ser y conseguir el equipo en un futuro.

Y como no sabe dónde quiere llegar, se perderá en vericuetos perdiendo a las personas por el camino. Nunca conseguirán resultados. Comenzarán múltiples proyectos, pero finalizarán muy pocos.

 ➡  Sin GPS y más perdidos que Alicia en el país de las maravillas. Si no saben para qué hacen lo que hacen (visión) ¿cómo pedirles que sean capaces de trazar una estrategia?

Precisamente el no tener claro el camino a recorrer es lo que les hace coger atajos. Pero los atajos no siempre funcionan, habrá cosas que salgan mal y cuando esto suceda ¿a quién crees que echará la culpa?

Carecen de talento para gestionar personas, ese talento que tiene el buen líder que ve en cada fallo la oportunidad de mejorar, de aprender de los errores cometidos para no repetirlos.

 ➡ Solo retroalimenta su ego. Nunca dará feedback constructivo – el realmente efectivo- y si lo hace lo hará de aquella manera, en el pasillo, en el momento menos adecuado.

Entiéndelo, está perdido, cómo esperas que te explique lo que quiere que mejores de tus resultados si no sabe lo que espera realmente de ti.

 ➡ Si antes eran Alicia ahora son el Lobo Feroz y además caprichoso. Los líderes escurridizos generan entornos de desconfianza. Las personas a su alrededor comienzan a tener miedo, no tanto a no obtener resultados, sino a esos cambios de opinión, a la falta de seguridad y a las prisas por conseguir las cosas. Deben ser los más rápidos, los que tienen datos al chasquido de sus dedos sin importar el esfuerzo y lo que es peor, lo que se deja de hacer para cumplir con sus caprichos.

A estos líderes les gusta sobresalir, y para poder hacerlo ponen en marcha miles de proyectos y tareas. Estar parados para ellos es sinónimo de fracasado. Dynamique! que dirían los franceses. Necesitan estar permanentemente haciendo cosas, generando fuegos que ellos mismo encienden y apagan; es su manera de sentirse importantes, de saciar lo que intentan esconder: su baja autoestima.

Toma nota de estos #tips para no convertirte en un líder escurridizo #liderazgo Clic para tuitear

Esta forma de actuar genera incertidumbre y miedo y el miedo es el peor aliado de un equipo. Hacer harán cosas pero sin más.

El miedo generará enfrentamientos, parálisis o directamente huida. Lo cierto es que nadie se quedará ahí para ver el final de la fiesta.

Ahora que los conoces, toma nota de

Los 5 errores que debes evitar si no quieres convertirte en tu propio líder escurridizo

 

1. No tener clara tu visión, dónde quieres estar, lo que quieres conseguir, en lo que te convertirás, no apostar por ti y por tu sueño. Si no lo haces tú ¿crees que alguien lo hará por ti?

2. No configurar adecuadamente tu GPS. Para alcanzar el resultado que esperas (visión) diseña carreteras que te lleven a ella (estrategias) y pon en marcha acciones concretas, realistas y da los pasos adecuados (tácticas) para conseguirlas.  Si te pierdes, saca la brújula, resitúate, anota lo que ha fallado, corrígelo y sigue adelante.

3. No ser consciente de tus propias limitaciones. Que el miedo te paralice. No podrás hacerlo todo tú solo/a, pide ayuda y colaboración a otros profesionales que sepan mejor que tú cómo enfrentarte a determinados problemas cuando estos surjan; escúchales y aprende de ellos. No te lances de manera desaforada a hacer, hacer y a perder tiempo. Mejor poco y bien que mucho y mal.

4. No escuchar. Es importante que verifiques cómo van las cosas. Ponerte orejeras no te ayudará. Pregunta a clientes potenciales, a profesionales con mayor conocimiento, incluso a tu entorno más inmediato cómo ven tu proyecto, qué cosas estás haciendo bien y cuáles debes mejorar y lo que es más importante, para qué.

No valen opiniones generales del tipo ¡está fenomenal! ¡qué gran idea! ¡muy bien!, más allá de elevar tu moral te servirán de poco.

5. No tener paciencia ni confianza. Lo primero te hará fracasar porque querrás alcanzar resultados a corto plazo; cuando veas que esto no sucede te desinflarás, te desmotivarás y abandonarás.

Lo segundo te hará dudar miles de veces, cada vez que las cosas no salgan como tú esperas dudarás de ti, de tu capacidad, de tu saber hacer, de tu idea… Diseña tu plan a largo plazo, teniendo en cuenta en lo que eres bueno, pero también los conocimientos/experiencias que tú no posees y que deberás adquirir porque son necesarias para el buen funcionamiento de tu proyecto; rodéate de personas que te aporten la confianza que necesitas.

R E C U E R D A

El futuro tiene muchos nombres para el débil es lo inalcanzable, para el miedoso es lo desconocido, para el valiente, la oportunidad. Víctor Hugo

Los 5 errores a evitar en el #liderazgo de tu plan estratégico personal #personalbranding Clic para tuitear

Fuente de imagen: Pixabay

¿Te ha gustado el contenido? Si es así hazme un favor: ¡compártelo! Mil gracias ;)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies