¿Quieres conseguir la recomendación perfecta, esa que será especialmente bien valorada? En el post de hoy te daré algunos consejos para lograrla.

Si hace años era importante presentar tus credenciales, ahora, en la era digital, tener un perfil en LinkedIn en el que las recomendaciones brillan por su ausencia es un aspecto al que prestar atención y hacerlo YA.

Necesitas dotar de credibilidad a lo que dices que sabes hacer, por lo que ponte las pilas y consigue que al menos 3- 4 de tus contactos lo confirmen dando su opinión sobre ti.

Esto que parece sencillo, realmente no lo es.

Posiblemente te llevarás sorpresas, gratas e ingratas pero de todas ellas sacarás conclusiones.

Hay personas que están dispuestas a escribir una recomendación de las antiguas, esas en papel que guardas en tu archivador junto con los títulos y los contratos de trabajo, pero que son incapaces de hacerlo públicamente en una red (demasiados ojos), tenlo en cuenta.

Vamos allá.

Tips para conseguir la recomendación perfecta

1. Qué hacer para conseguir la recomendación perfecta.

La respuesta es obvia: un buen trabajo en el durante y en el después.

En el durante. No puedes pretender tener buenas referencias si no has dejado una huella positiva, un buen recuerdo en los profesionales con los que trabajaste.

Obviamente no vas a gustarle a todo el mundo, pero hay personas que pasan por los trabajos como fantasmas (ni chicha ni limoná) y otros que cuando se marchan dejan tras de sí el sentimiento de “tanta paz lleves, como descanso dejas”.

Tus conocimientos (lo que sabes), tus habilidades (lo que sabes hacer) pero sobre todo tus actitudes (el cómo has sido o has desempeñado tu saber hacer) serán las recordadas.

Si quieres que alguien hable bien de ti cuando ya no estés, trabaja desde el primer día para que esto suceda.

En el después. ¿En serio quieres que te recomiende alguien con el que no has mantenido el contacto durante años?

Puedes intentarlo; si la relación fue lo suficientemente cercana tal vez esa persona no tenga ningún problema en valorar su relación profesional contigo, pero lo normal en estos casos es recibir el silencio por respuesta. De ser así no insistas, no tiene nada que decir de ti o tal vez sí y por eso no lo hace.

Mantener contacto con tus contactos es fundamental. La red que construyes con los años es tu bien más preciado y debes cuidarlo, dedicarle tiempo; si no lo haces no servirá para nada. El poder del estar presente aunque sea por WhatsApp es tremendo, créeme.

2. A quién pedir la recomendación perfecta y cómo hacerlo.

Contesta a estas preguntas:

¿Para qué quieres la recomendación?

Es fundamental tener claro el objetivo profesional al que quieres que la recomendación contribuya, ya que te permitirá elegir a quien se la pedirás y enfocar la respuesta que necesitas.

Te pongo un ejemplo:

Imagina que tu objetivo profesional es ser Project Manager, sin duda te interesa que en tus recomendaciones se incluyan aspectos que pongan de manifiesto tu capacidad de trabajo en equipo, liderazgo o capacidad analítica, ejemplos de éxito en proyectos en los que has participado, situaciones críticas en la gestión de recursos que supiste solventar… ¿tendría sentido que le pidieras esa recomendación a tu amigo del colegio en el que estudiaste la EGB? Estoy segura de que te pondría por las nubes, pero ¿crees realmente que tendría valor frente a terceros?

Tú buscas la recomendación perfecta y ya te dije al principio que conseguirla no es fácil, ahora bien tampoco es imposible.

¿Tienes claro a quién se la vas a pedir?

Elije bien y para ello te aconsejo que hagas una lista con las personas a las que puedes enviar tu solicitud.

Una vez hecha, clasifícalas en grandes grupos: superiores, compañeros, subordinados, clientes, proveedores, amigos.

No todas las recomendaciones tienen el mismo peso y/o valor. Si tuviéramos que poner un orden la recomendación perfecta primero iría la de superiores (mejor si ha sido jefe directo), después clientes/proveedores, tras éstos subordinados y colegas.

¡Cuidado con las recomendaciones de familiares y amigos íntimos! No suelen ser objetivas.

 ¿Quién no debería estar en tu lista?

Dando por hecho que pedirás tu recomendación sólo a contactos que conoces personalmente (te sorprendería el número de personas que piden recomendaciones en LinkedIn como si de comprar churros se tratara) tu lista no ha incluir a:

  • Personas con las que no mantienes el contacto desde hace años.
  • Personas que trabajaron contigo durante muy poco tiempo.
  • Compañeros de formación con los que has compartido menos de una semana de training.
  • Profesores que te dieron clases muy puntuales y/o con los que no tuviste una relación estrecha, por ejemplo de supervisión.
  • Personas cuya valoración no contribuya a ese objetivo profesional que quieres conseguir.

¿Cuál es el mejor momento para hacer la petición?

Solicítala cuando la relación está aún caliente: se está concluyendo un proyecto o habéis estado colaborando/trabajando hasta hace relativamente poco tiempo.

Mejor recoger su opinión ahora que te tiene fresco en la mente por lo que puedas necesitar, que esperar a que esa necesidad surja.

¿Qué medio vas a utilizar para hacerla?

No estandarices tu petición. Cada uno de nosotros nos sentimos más cómodos con un canal de comunicación: hay quienes prefieren el cara a cara, otros se pasan la vida colgados al teléfono y los hay que prefieren la escritura como medio para dar y recibir feedback.

Todos son válidos pero has ser tú el que diseñe una estrategia diferente aplicable en cada caso.

Lo que sí te aconsejo es que antes de darle al botón de solicitar recomendación en LinkedIn, ese que tiene predeterminado un texto, hagas un trabajo previo explicando a tu contacto lo importante que es para ti contar con su recomendación, para qué la necesitas, qué te gustaría conseguir con ella; hazlo en persona, por teléfono (ambas pueden generar situaciones un tanto violentas salvo que tengas clarísimo y muchísima confianza en que tu contacto va aceptar sin ningún problema) o por email.

No seas pesado/a, si no contesta:

  1. No tiene nada bueno que decir de ti. Acéptalo, ya te dice mucho.
  2. No ha tenido tiempo.
  3. Le da mucha pereza.

Si alguien quiere recomendarte lo hará con rapidez. Si no lo hace, no cuentes con ello a futuro por muy buena que haya sido vuestra relación o por mucho que se lo repitas.

En un cuarto grupo estarían los “escríbeme lo que quieres que diga de ti”. Habría mucho que decir al respecto. En mi opinión una cosa es que le digas qué quieres que potencie y cuál te gustaría que fuera el enfoque y otra muy distinta que tú escribas tu propia recomendación. Pero en fin, ellos dan finalmente “la cara” ¿no?

3. Cómo debe ser la recomendación perfecta.

Una buena recomendación debe contener al menos tres apartados:

  1. Introducción: Informar del tipo de relación que habéis mantenido, dónde y cuándo trabajasteis juntos, cuál era el objetivo a cumplir.
  2. Competencias que destaca de ti (conocimientos que aplicaste, habilidades que hicieron que el trabajo saliera, actitudes que permitieron conseguir los objetivos). No es preciso que haga una lista extensa, un par de ellas es suficiente.
  3. Cerrar la recomendación con el puesto para el que esa persona te recomendaría, aquel que según él/ella estás mejor preparado y podrías desarrollar de maravilla.

La recomendación perfecta incluiría un par más:

  1. Tu lado más humano. Esto gusta, pero es difícil conseguir anécdotas que muestren esos aspectos; son valiosas en la medida en que no sean excesivamente dulzonas.
  2. Ofrecimiento a ampliar información al respecto.

Ser generoso da resultados.

Por eso, si quieres conseguir buenas recomendaciones, sé el primero en darlas, ya sabes cómo hacerlo.

Mantente atento/a a los próximos posts, estoy preparando una plantilla descargable que podrás usar tantas veces como quieras y siempre que necesites recomendar a algún profesional y hacerlo bien.

R E C U E R D A:

Las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por las huellas que dejan- Proverbio Árabe Clic para tuitear

Fuente de imagen: Pixabay

¿Te ha gustado el contenido? Si es así hazme un favor: ¡compártelo! Mil gracias ;)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies